Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (23/03/2018): «SEMANA SANTA»

En medio de esta Semana de luna llena que cada primavera se repite con el calificativo de Santa te escribo esta misiva, querido lector. Es una semana en la que recordamos los últimos días de la vida de Jesús y, a la vez, los primeros momentos de la vida la Iglesia. Recordamos y actualizamos. Como si quisiéramos que el pasado y el futuro se concentraran en el presente y nos hicieran capaces de sentirnos protagonistas del tiempo; de todo el tiempo. Miramos el dolor de un hombre y reconocemos la salvación de Dios. Moramos las heridas de los seres humanos y nos sorprende la esperanza de un tiempo nuevo y feliz. La paradoja y la ambivalencia convertidas en razón y en fe. Todo en la palma de la mano, con olores y figuras, con sonidos musicales de lamento y pena.

Un dedal lleno de amargura por la corrupción de un amigo que te vende por treinta monedas de plata. La venta de la amistad. Unas lágrimas de arrepentimiento por haber mentido y negado al amigo. Una condena vil y falsificada en sus pruebas y en sus testigos. Una palangana en la que lavarse las manos para disimular la culpabilidad del que no hace mal, pero deja de hacer el bien. Y la tortura y la muerte como horizonte, haciendo gritar al inocente que acepta su morir supliendo a los culpables. Una muerte, un sepulcro, un silencio y una madre que se siente sola.

Sería una tragedia si acabara ahí. Pero el drama de Jesús no fue tragedia. Dios lo resucitó. La vida venció a la muerte. Y, como un símbolo, la primavera nos recuerda que Cristo no es un recuerdo muerto, sino una experiencia viva, una vida plena y verdadera que nos vivifica a todos si dejamos que nuestra libertad lo acepte. La salvación es don, no obligación. Pero, ¿quién ve a Dios y no le ama?, que diría el refranero…

Necesitamos esta catarsis anual que nos sitúe adecuadamente en la existencia. Donde el perdón tenga la última palabra y se rompa el ciego circuito de la venganza. Guardemos la espada, y no seguemos la vida del hermano manchando nuestras manos con una sangre inocente. No te digas a ti mismo que yo no he sido, porque sí que hemos sido nosotros los que hemos llenado el suelo de bombas lapa de indiferencia mutua. Y otros mueren, o viven muriendo por una culpa compartida.

La noche se rompe con la luz de la Resurrección.

No toco acabó en la muerte.

Hay esperanza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…