Ir al contenido principal

Entradas

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…
Entradas recientes

La Carta de la Semana (13/7/2018): "¿QUÉ HAY DE MALO?"

Lo habremos escuchado alguna vez. Una forma de justificar conductas mayoritarias, de esas que están instaladas en la frontera de la adecuación ética, que nacen de la libertad y son bienintencionadas, que han renunciado a principios objetivos y se dejan arrastrar por el río de los comportamientos de la mayoría... ¿Qué hay de malo en ello? Mucho más fácil si pertenecen al ámbito de lo legar, justificada bajo el epígrafe de los derechos sociales y de las minorías. ¿Qué hay de malo?
No nos vendría mal volver la pregunta del revés y preguntar por lo que hay de bueno en las acciones que realizamos. Uno de los principios de la Bioética es "no dañar". Hasta feo estaría. Evitar el mal es el mínimo ético. Pero otro primcipio complementario a este es "hacer bien". Incrustar el comportamiento personal sobre el mínimo ético de no hacer lo malo es insuficiente, hace falta buscar la verdad y descubrir el bien que es posible hacer. ¿Qué hay de bueno en ello?
Necesito una pequeña …

La Carta de la Semana (6/7/2018): "LOS QUE VIENEN DE LEJOS"

Todo depende del concepto que tengamos de "mundo". Tal vez estemos satisfechos y tranquilos al escuchar hablar de "mundo desarrollado", o nos quedamos inmunes al escuchar hablar de "tercer mundo". ¿Cuántos mundo hay? Si a esta pregunta respondemos con la claridad lógica de su unicidad, no nos dejarán tranquilos las expresiones que distinguen mundos y personas distantes por razas y culturas. Los limites garantizan el bien común, y es natural que sujan fronteras, pero ellas no pueden significar un abismo entre seres humanos. La legalidad internacional necesita fronteras para su organización; pero ello no puede llevar consigo el desentendernos del resto de los seres humanos. 
Llevamos muchos meses escuchando hablar de muros construidos sobre fronteras. Verjas con o sin cuchillas disuasorias. Precisamente aquellos que realizaron la obra de la colonización y la apertura de rutas comerciales entre pueblos distantes, ahora nos aíslan y separan edificando alambr…

La Carta de la Semana (29/6/2018): "SOMOS FAMILIA"

No surgimos como el moho, de la humedad; espontáneamente. Nacemos siempre en el seno de una familia. Cualquiera que sea su situación concreta, hemos surgido a la existencia siendo hijos de unos padres, que han sido a su vez hijos de otros padres. Hay un ambiente humano en el que recibimos la existencia. Esa es nuestra familia. Mientras que el temperamento lo heredamos por la vía genética, el carácter se configura, entre otros ámbitos, en el seno de nuestra familia. ¡Qué importancia tiene la familia para la configuración de la vida social!
Si lo miramos con realismo y con la serenidad adecuada, enseguidas entendemos que debe ser objeto de atención privilegiada de quienes tienen responsabilidad en la vida social. Es por eso por lo que la Iglesia habla tanto de la familia y genera una potente actividad pastoral en relación a la familia. Porque de familias fuertes surge sociedades fuertes. Y, a la inversa, surge también todo lo contrario. 
Se echa en falta una seria promoción social de l…

La Carta de la Semana (22/6/2018: "A UN MES DE TU NACIMIENTO, ESPERADA RUTH"

Estimada Ruth.
Entre la alegría esperanzada y la incertidumbre, te esperamos. Ya te haces notar en el vientre de tu mamá, porque llevas ocho meses creciendo en su interior y embelleciendo su condición de mujer. Ya estás a punto de llegar. Y tu cercanía genera una esperanza, una ilusión, una alegría. Eres un don y, como tal, generas alegría. Con tu nacimiento el mundo va ser diferente. Te esperamos con alegría.
Pero detrás de tu llegada surge la inevitable incertidumbre. Surgen preguntas sobre tu futuro, sobre cómo será tu historia y tu biografía, qué realidad vas a enfrentar. No lo sabemos. Deseamos lo mejor, pero sabemos que no solo el deseo de lo bueno va a garantizártelo. La inevitable incertidumbre...
De lo que sí estamos convencidos es de que te esperan tus padres. Naces en el seno de un matrimonio que se ama. Un amor que te ha generado desde el milagro increíble de una generación biológica. Te esperan tu familia, para la que eres su despliegue y desarrollo del futuro. Luego lle…

La Carta de la Semana (15/6/2018): "APRENDER A DEJAR"

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…