Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (9/2/2018): "EL VALOR DE LA FIESTA"

¡Qué menos que reconocer el valor antropológico de la fiesta en estas fechas previas al Carnaval!

El estresado hombre de hoy, como el de todos los tiempos, necesita del ocio para poder armonizar la satisfacción de sus necesidades materiales con las espirituales; mediante el equilibrio entre trabajo y ocio, entre acción y contemplación, entre el homo faber y el homo lúdicus. La fiesta no es un momento de pérdida de tiempo, sino de una forma distinta de organizar el tiempo. La fiesta responde a la naturaleza del ser humano que, además de un ser creador de mundo, es un corazón deseoso de alegría.

E Papa Francisco nos recordaba en 2015 que la fiesta es un invento divino: «Hoy hablaremos de la fiesta y decimos enseguida que la fiesta es una invención de Dios. Recordamos la conclusión del pasaje de la creación, en el libro del Génesis que hemos escuchado: «Y habiendo concluido el día séptimo la obra que había hecho, descansó el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, porque en él descansó de toda la obra que Dios había hecho cuando creó» (2, 2-3). Dios mismo nos enseña la importancia de dedicar un tiempo a contemplar y a gozar de lo que en el trabajo se ha hecho bien. Hablo de trabajo, naturalmente, no sólo en el sentido del oficio y la profesión, sino en un sentido más amplio: cada acción con la que nosotros hombres y mujeres podemos colaborar con la obra creadora de Dios.»

Quienes olviden que la persona necesita de la fiesta para completar su identidad y expresar la riqueza de su naturaleza, olvida algo básico.

Pero…

¡Qué inoportuno poner siempre un pero! Pero si peros hay peros ponemos… Son peros lógicos que todos reconocemos con evidencia empírica. ¿Qué peros ponemos a la fiesta?

Tiene peros, trastocar los ritmos vitales haciendo del día noche y de la noche día permanentemente; abrazarse a la monotonía, haciendo siempre lo mismo sin planificar, generando aburrimiento; luchar contra el aburrimiento con el estímulo de las drogas para poder aguantar tantas horas seguidas de ocio; divertirse en soledad, sin el esfuerzo que supone ser capaz de establecer relaciones personales y sentirse solo aunque sea rodeado de muchas personas; vivir y pensar que solo en el tiempo de ocio la persona puede ser feliz; dedicar el tiempo de fiesta exclusivamente a consumir las ofertas que nos hacen como un producto más; pensar que para el ocio hace falta tener mucho dinero y gastar demasiado; ir de acá para allá solo porque no se está bien en ningún sitio; pensar que el ocio es solo del cuerpo y no de otros aspectos personales; y, sobre todo, perjudicar la salud propia y ajena por los exceso. 

Vamos a disfrutar de la fiesta, pero sin peros

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…