Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (26/1/2018): "UN DÍA ALGUIEN ME ACOMPAÑÓ..."


Para andar por las veredas de esta vida la soledad es mala compañera.

La vida en sociedad nos ofrece la gracia de encontrarnos con otros en el camino. Tal vez no se dirigen exactamente al mismo lugar, pero recorren el mismo camino. El ritmo de mi andar se encuentra con otros andares, con otros ritmos, pero caminamos juntos. Así es el caso existencial de todos. Todos podemos decir que en buena parte de nuestro camino, alguien estaba a nuestro lado, "alguien me acompañó".

Así ocurre en la dimensión humana y educativa, en la evolución psicológica, en el crecimiento espiritual... En cualquier ámbito humano nos hemos encontrado con personas que nos han acompañado. Algunos lo hicieron bien, otros de forma mejorable, pero todos nos ayudaron en nuestra maduración para ir saltando ese misterioso espacio de nuestras etapas biográficas. Tal vez era el maestro, tal vez un amigo mayor, seguro que nuestros padres, tal vez era catequista o nuestro sacerdote, muchos, diferentes, ellos nos acompañaron. Somos el resultado milagroso de muchas compañías. De muchos acompañamientos.

Esta pasada semana he participado en un curso sobre el acompañamiento. El resumen de lo trabajado podría formularse así: "sólo quien ha sido acompañado y es acompañado puede ser un adecuado acompañante". En este marco he pensado mucho en aquellos que a lo largo de mi vida me han acompañado. Y he encontrado un rosario, un racimo de personas a las que puedo calificar como acompañantes. Y en este espacio quiero hacer memoria agradecida. Decirles a todos que muchas gracias por haber estado cuando fue necesario que estuvieran.

Acompañar es ayuda para recorrer juntos un mismo camino con la asimetría natural propia de la experiencia. Se trata de sostener al otro, sugerir posibilidades, indicamos, orientamos, animamos, ayudar, compartimos la vida. Acompañar es un misterio sagrado para el que hay que descalzarse de toda prepotencia. La educación tiene contenido, claro; pero el camino educativo se conjuga con el verbo acompañar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…