Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (23/04/2015): "MILLÓN Y MEDIO DE EUROS"


El pasado domingo se leía en la prensa el lacónico titular “Naufraga un pesquero con 700 inmigrantes en la costa de Libia”. Completaban la información con la cifra de lo que a estos africanos les cuesta, de media, el viaje hacia la esperanza de la costa europea: 2000 €. Y por muy mal que nos haya ido en clase de matemáticas, una sencilla multiplicación de 2 por 7 y sumándole los cinco ceros nos acerca a un millón y medio de euros. Sí, 1,5 millones de Euros. ¡Caramba! ¡El precio de una esperanza! Al menos habla la prensa de este incidente, tal vez porque supera el límite de los 500 muertos y, en esta ocasión, ya es noticiable. ¡Vaya por Dios!

Si no mueren en las agitadas aguas del Mediterráneo, tal vez les encuentre la muerte en las aulas de una universidad de Kenia por el mero hecho de ser cristianos. Pero eso no es noticiable; ni son blancos ni llegan a los 500. El umbral del dolor de Europa es alto… Si no alcanza los 500 no se percibe. ¡Vaya por Dios!

Esta noticia me entro en el muro de Facebook al tiempo de otra que me invitaba a colaborar con una campaña contra el maltrato animal y la experimentación con animales en los laboratorios. ¿Qué quieren que les diga? Creo que no hay necesidad de explayarse en más consideraciones para caer en la cuenta del la demagógica confusión en la que habitamos, en la que nos duele más la sangre de un toro que la de un africano. Y que conste que no me agrada el sufrimiento innecesario de un ser vivo, sea o no persona. Pero algo nos debe despertar de una vez del letargo en el que habitamos.

Las malas noticias siempre serán malas noticias. Pero habrá que tomar conciencia de una vez de la tragedia que se produce en nuestras aguas. Claro que es un desastre que de hunda un barco ruso en las costas de Canarias y genere ese desastre ecológico que se prevé. Una verdadera desgracia. Pero un pesquero cargado de africanos, que seguramente no contamina las aguas, debe contaminar nuestra conciencia. Y a penas se ha logrado que Médicos sin Fronteras pueda lograr un millón y medio de euros para garantizar un barco y su tarea de salvamento sólo hasta el mes de octubre. ¡Vaya por Dios! Casualidades… Otro millón y medio de euros.

Comentarios

  1. En contestación a su docta carta de esta semana, permítame y con el mayor respeto, don Juan Pedro, que peca de “ingenuo” , ¿cómo pretende de que sea noticia la muerte de 500 o 700 africanos ahogados? –sobretodo si son cristianos-. Con toda seguridad si fueran 5 o 50, 7 o 70 cetáceos, ocuparía los titulares de las primeras páginas… Mamen y un servidor –así como “la reina y yo”- ¡hemos sentido rabia! Por lo que, hemos rezado tres responsos, consciente de la infinita misericordia de Dios. Aunque mi oración de ayer viernes por la tarde, como siempre, fue por las vocaciones al sacerdocio y por los sacerdotes de esta diócesis. Por favor, rece por nosotros. Un abrazo
    Francisco-M. González

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…