Ir al contenido principal

La Carta de la Semana: (12/03/2015): "VIDA ASCENDENTE"

Dicen que hace mucho más ruido un árbol que cae que todo un bosque que crece. Crecer sin ruidos. Ascender poco a poco arrastrando tras de sí la gran obra de la vida. Cargar sobre unos hombros gigantes a las nuevas generaciones, transmitiéndoles las riquezas del pasado y ofreciéndoles la bondad de una sabiduría permanente. Vivir en clave de ascenso, de crecimiento, de madurez, y, sin ruidos, servir a los demás.

Esta semana pasada se celebraba en Madrid el encuentro anual de presidentes del Movimiento de jubilados y mayores “Vida Ascendente”. Y puede que no conozcamos aún qué es y a qué se dedican estos grupos de mayores que se reúnen semanalmente en torno a alguna parroquia con intención de crecer –ascender- en amistad, piedad y apostolado. Sólo en nuestra provincia de Santa Cruz de Tenerife el movimiento tiene alrededor de unos 400 militantes entre las cuatro islas de nuestra diócesis; hombre y mujeres que, a pesar de estar jubilados y de ser ya mayores, dedican mucha energía a contribuir al bien de las personas y a acciones de crecimiento integral personal y de los demás.

Frases como “yo ya no puedo” o “que lo hagan los más jóvenes que saben más”, son expresiones que recogen una mentira gorda que el Movimiento “Vida Ascendente” destruye con su testimonio de vidas compartidas. Envejecen los cuerpos, pero el espíritu de los seres humanos crece, asciende, se agranda. Como decía mi abuelo, “lo que envejece es sólo la ropa”. Eso sí se pone viejo y queda fuera de temporada. Pero la vida, la vida humana, mucho más si se deja empujar por la gracia de Dios, sólo puede crecer; sólo debe crecer. Por eso, desde estas páginas, con el reconocimiento debido a quienes van delante abriendo camino y mostrándonos la senda, mi más sincero reconocimiento.

Que nadie les llame viejos, que no lo son. Que nadie les haga creer que ya no tienen nada que hacer, que no es verdad. Que nadie les convenza de que sus vidas son ya inútiles, porque es todo lo contrario. No podemos caer en la tentación cultural del descarte, como nos recuerda el papa Francisco. ¿Descartar a los mayores? Eso sería el suicidio de la sociedad y la manifestación más cruel de la ingratitud. Mucho se les debe y mucho espera la sociedad y la Iglesia de los militantes de “Vida Ascendente”. Y no lo olviden: “vieja es sólo la ropa”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…