Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (15/01/2015): "NI BLASFEMIA, NI VIOLENCIA"


Con frecuencia le suelen preguntar a uno si algo es o no pecado. Hacer “esto” o lo “otro” ¿es pecado? Conviene recordar que “pecado” es un concepto religioso que hace referencia a la voluntad de Dios a la que “esto” o lo “otro” puede ser contrario. Para hablar de “pecado” hace falta hacerlo desde la perspectiva de la fe. De lo contrario se habla de falta, hasta de delito, pero esos conceptos son jurídicos y no religiosos. Una acción mala es pecado si contradice la voluntad de Dios; voluntad que los cristianos conocemos a través de la recta razón y de la palabra de Cristo.

La blasfemia es pecado. Tal vez no sea delito, o porque no esté sancionada como tal en un ordenamiento civil o porque algunos amparan esas manifestaciones irreverentes en la libertad de prensa o en otras libertades sociales. El segundo mandamiento del Decálogo –no tomarás el nombre de Dios en vano- incluye, evidentemente, el no blasfemar. Como decía San Agustín «El Nombre de Dios es grande allí donde se pronuncia con el respeto debido a su grandeza y a su Majestad. El nombre de Dios es santo allí donde se le nombra con veneración y temor de ofenderle» (San Agustín, De sermone Domini in monte, 2, 5, 19). Por otro lado, y en relación al quinto mandamiento del Decálogo, «Causar la muerte a un ser humano es gravemente contrario a la dignidad de la persona y a la santidad del Creador» (CEC nº. 2320). La violencia injustificada que ocasione la muerte de una persona privándola del don más importante que posee -la vida- es un atentado contra la santidad de Dios. Una especie de “blasfemia” al Creador.

Debemos aprender a respetarnos, a cuidar que el insulto y el daño verbal no sea fácil arma arrojadiza que se derrama como si no pasara nada. Pero no podemos responder con violencia a la violencia. No hace mucho que, en el debate social, han aparecido propuestas de legislar contra la violencia, incluso verbal, en los estadios de futbol, para evitar que se repita lo que ocurrió en los exteriores del Vicente Calderón, en la ribera del Manzanares. Ni insultos ni violencia. Ni blasfemias ni asesinatos fríamente calculados. Jesús nos enseñó que toda la ley y los profetas se resumía de una extraordinaria manera: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Todo el decálogo en 14 palabras. Un único mandamiento que haría más humana la vida social. 

No se puede, pues, evitar la blasfemia con una blasfemia mayor.

Comentarios

  1. Exacto. Ni ofender a los demás ni tampoco practicar la violencia con los otros. En todo Caridad. Un saludo cordial. Miguel de Santo Domingo. ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la claridad de su carta, que duda cabe "Amar a Dios y por Él a lo demás", que no lleva al "respeto", clave de una convivencia democrática más humana. Rece por mí, como yo, a diario, lo hago por usted. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…