Ir al contenido principal

Desde la Palabra (19/10/2014): “CONTAD SUS MARAVILLAS A TODAS LAS NACIONES”

El Salmo 95 resume con claridad el contenido del Día del Domund que hoy se celebra en toda la Iglesia. Es una invitación a contarles a todos las maravillas de Dios, contarle a todas las naciones la gloria de Dios: “Contad a los pueblos su gloria; sus maravillas a todas las naciones” (Sal 95). Este domingo, domingo mundial de la misiones (DOMUND), todos estamos invitados a rezar por los misioneros y a colaborar con la propagación de la fe a través de la ayuda económica, de nuestra colaboración en la colecta de este domingo.

¿Qué cosas contamos? ¿Qué contamos a nuestros amigos? ¿De qué hablamos? Hablamos de lo que llevamos dentro, de lo que nos preocupa o de lo que nos alegra. ¿Qué cosas nos alegra, hermanos? ¿Dios es causa de nuestra alegría? ¿La vida cristiana, nuestra condición de discípulos de Jesús es una alegría? ¿Nos gustaría que esa alegría se contara en todas las naciones? Estas preguntas aparecen con evidencia en esta celebración. “Contad a los pueblos su gloria; sus maravillas a todas las naciones” (Sal 95)

En la primera lectura, a través del profeta Isaías, Dios revela a Ciro, un rey extranjero, pagano, un secreto extraordinario: “(…) fuera de mí, no hay dios”. Los dioses pequeños, de cada pueblo, por los que en ocasiones se despiertan discordias y rivalidades, no son nada, no existen. Sólo hay un Dios, creador del Cielo y de la Tierra que ama a los seres humanos con infinito amor, que eligió a Israel como el pueblo de la promesa. Ciro percibió esa realidad y dejó regresar a Israel a su tierra.

Descubrir que no estamos solos en la existencia, es un regalo. Descubrir que no somos el resultado de una combinación de factores que por azar han dado como resultado evolutivo lo que somos es un regalo. Descubrir que hemos sido eternamente pensados, cada uno de nosotros, y que existe una ilusión personal y peculiar por cada uno de nosotros, es un regalo. Saber que Dios existe y que nos ha configurado a su imagen y semejanza, con delicadeza de padre, es un verdadero regalo. Y esto es tan importante, es tan necesario, que lo deben conocer todas las naciones. “Contad a los pueblos su gloria; sus maravillas a todas las naciones” (Sal 95).

En la segunda lectura le escuchamos a San Pablo decirle a los tesalonicenses que “(…) cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda”. Porque la plenitud de los tiempos ha hecho que del pueblo de Israel, el pueblo de la primera alianza, surgiera Cristo, el Señor, que selló con su sangra la Nueva y definitiva Alianza. Ese es el Evangelio que se proclama desde la época de los apóstoles. Cristo es la puerta de la Salvación, el Camino, la Verdad y la Vida; el Señor del tiempo, que nos prepara lugar en Dios dándonos su Espíritu y ofreciéndonos la comunión con Él. Vivir en Dios; ser en Dios; habitar en Dios. Por Cristo. Este evangelio es el que se proclama a través de los misioneros y, por la fuerza del Espíritu Santo, despierta la convicción profunda.

Hemos de contar las maravillas de Dios, que nos ha contado Jesús, a todas las naciones; empezando por los más cercanos a nosotros. Ser testigos de lo que Dios ha hecho por nosotros. No tengamos vergüenza ni nos encajamos a la hora de dar testimonio de Jesús. Démosle al Cesar lo que es del Cesar, pero démosle a Dios lo que es de Dios. De Dios es nuestro agradecimiento y nuestra respuesta.

Jesús, que nos has salvado, que nos has hecho hijos de Dios por su Muerte y Resurrección. Jesús, que nos has perdonado, que nos has prometido la salvación y la vida eterna. Jesús, que estás siempre con nosotros hasta el final de los tiempos. Que nos llenas de gozo y alegría. Concédenos la gracias de hablar bien de ti; de contar a todas las naciones tu salvación. Ayuda a quienes se han consagrado a esta labor; ayuda a los misioneros.

SANTA MARÍA, MADRE Y REINA DE LOS MISIONEROS.

Comentarios

  1. Suele acabar frecuentemente cada homilía con una invocación a santa María. Ella es nuestro modelo y la que nos lleva a Jesús. ¡¡Felicidades por sus palabras que son Vida!! Miguel, de Sto. Domingo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…