Ir al contenido principal

DESDE LA PALABRA (31/08/2014) - DOMINGO XXII: "ME HACES TROPEZAR"


Tanto la lectura del profeta Jeremías (Antiguo Testamento) como la del apóstol Pablo (A los Romanos) hoy nos ofrecen una invitación a estar atentos a la voz de Dios en su Palabra. Para Jeremías la “Palabra” era como un fuego en los huesos, un deber del que no se podía desprender. Pablo invita a discernir la Palabra, la voluntad de Dios, porque es el camino perfecto.

¡Qué misterio! Escuchamos la “Palabra” y no la entendemos. Oímos y no comprendemos. Comprendemos pero con criterios humanos. ¿Cuál es el criterio de interpretación adecuado? “Pedro, tú piensas como los hombres, no como Dios”, el reproche de Jesús en el Evangelio.

Si Cristo es el criterio de comprensión de la Palabra de Dios, Jerusalén es el camino. Vamos hacia Jerusalén. Es cierto que Jerusalén es una ciudad, una realidad social concreta. Pero en el lenguaje y sentido de la Escritura, Jerusalén es un símbolo de la Iglesia y un símbolo de la Comunión Plena con Dios. Ir hacia Jerusalén es entregar la vida y buscar a Dios. Jesús sube a Jerusalén precisamente a cumplir la voluntad del Padre. No le agrada, como al profeta Jeremías no le agradaba hablar en nombre de Dios y dar mensajes negativos y correctores que se volvían contra él. Pero va a Jerusalén, Jesús sube a Jerusalén. Esa es la voluntad de Dios; pues eso es “lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.”. Sube a Jerusalén pase lo que pase.

¿Somos discípulos de Jesús? ¿Seguimos en serio a Jesús? O como Pedro ¿le hacemos tropezar? ¿Qué o quién nos hace tropezar en el camino a Jerusalén? ¿Buscamos a Dios? ¿Buscamos la comunión con Dios?

Debemos ser facilitadores. Esa es nuestra labor. Facilitar la vida a los demás. Facilitar el acceso a Dios. Ofrecer a los demás la posibilidad de que cumplan con la voluntad de Dios. Y, sin embargo, con frecuencia somos piedras de tropiezo y palos en sus ruedas. Somos lastre, peso, incómodo.

Bajo apariencia de ayuda “Eso no puede pasarte a ti”, y pensando sólo con criterios humanos de eficacia y oportunidad, nos convertimos en tropiezo para que otros avancen en el seguimiento del Señor y en la entrega de la vida a la voluntad de Dios: Esos padres que no quieren oír hablar a sus hijos de vocación sacerdotal o de consagración de vida; esa aparente compasión que les ofrece la manida frase de “pobrecito/a mira lo que se va a perder en la vida”… ¡Qué pena! Volver a escuchar las torpes palabras de Pedro “eso no te puede pasar a ti”.

Facilitar – entorpecer. Ahí está la diferencia entre quienes colaboran a que Jesús nos lleve a Jerusalén o los que les gustaría que nos mantuviéramos en la cómoda Betania.

¿Dónde vamos nosotros?

“El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.”

Subamos, hermanos a Jerusalén. Allí se encuentra la vida. Subamos, hermanos con Jesús. Sigámosle a Él.

Ayudémosle a Él. No seamos torpes piedras de tropiezo para nadie. Facilitadores siempre. 

Santa María, que seguiste a tu Hijo por el Camino. Ruega por nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…