Ir al contenido principal

"COMUNICAR LA FE COMO MISIÓN DE LA IGLESIA EN EL ACTUAL CONTEXTO DE EMERGENCIA EDUCATIVA"

cartel fe-cultura 2014 800
 Comunicación presentada en el XXIII Congreso Internacional "Diálogo Fe-Cultura".

Introducción.

No está lejos de nuestra manera de pensar la realidad, aquellas consideraciones que otorgan a la trascendencia un especio relativo, cuando no relegado, por ser considerado como objetivos educativos que responden al ámbito de lo personal, de lo privado, de lo opcional. La fe en Dios y la experiencia religiosa no es considerada como básica en los itinerarios educativos y en sus leyes organizativas. Lo queramos o no, este planteamiento secularizador está instalado en nuestro imaginario post-ilustrado.

Se considera fundamental la alimentación, el deporte, la capacitación y competencias que desarrollan talentos cognitivos, funcionales y emocionales, pero la espiritualidad es considerado un aspecto irrelevante que no supone una falta esencial si se carece de ella para la vida social y personal. Hay personas que creen y personas que no creen. Creer es una opción personal. Y, si es así, en el sistema educativo la ausencia de contenidos vinculados al ámbito religioso no supone una merma o una ausencia significativa. La vida social ha de poderse organizar independientemente de que se tenga o no una determinada espiritualidad. Se ha de poder organizar la vida de tal manera que la existencia o inexistencia de Dios no generen dificultades a la convivencia. Los más radicales defensores de esta postura, incluso apelan a la eliminación positiva de la educación religiosa como causante de actitudes intolerantes y peligrosamente limitantes del verdadero desarrollo de la racionalidad humana. ¿Esto es así? ¿Son adecuadas estas posturas? La espiritualidad, la religiosidad, la fe ¿nada tiene que aportar al desarrollo humano? ¿Será cierto que se puede alcanzar una madurez verdaderamente humana prescindiendo del tema religioso? ¿Hay alguna aportación significativa de la fe -en concreto, y en nuestro caso, de la fe cristiana- que justifique su presencia en los centros y en la gestión de la comunidad educativa? Y si, llegado el caso, descubrimos que posee alguna importancia en el desarrollo integral de la personalidad, ¿cómo ha de hacerse esa transmisión? ¿Por qué en la Iglesia preocupa el tema educativo? ¿Por qué este Congreso “Diálogo Fe-Cultura” dedicado a esta cuestión?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…