Ir al contenido principal

En este nuevo año que comienza, ¿Qué VAMOS A HACER? Carta pastoral deun Obispo venezolano.

El inicio de un año siempre nos crea expectativas e interrogantes. Son muchos los deseos y los planes. Pero no falta la pregunta por el qué pasará y el qué vamos a hacer. Si hacemos miles de ejercicios de imaginación seguro que nos perderemos en un infinito de ideas, planes y proyectos… y hasta de angustias. Por eso, quienes tenemos fe en Cristo, la respuesta nos la da el mismo Evangelio. Hemos celebrado la Navidad y estamos comenzando un nuevo año. Frente a los vaticinios que podamos conseguir, sencillamente tenemos una propuesta. La misma fue vivida hace dos mil años y la realizaron los pastores que fueron a conocer al Mesías, nacido en una gruta de los campos de Belén: “los pastores volvieron a sus campos, alabando y glorificando a Dios por todo cuanto habían visto y oído, según lo que se les había anunciado”.

La tarea es fácil si se tiene fe. La tarea será aún más fácil si en Navidad hicimos lo que debíamos haber hecho: celebrar el nacimiento del Hijo de Dios. La tarea seguirá siendo fácil, si con la sencillez de los pastores, entendemos que se ha de anunciar lo que hemos visto y oído. No olvidemos que en la primera Carta de San Juan, se nos pide que seamos testigos de lo que hemos visto y oído.

Ahora bien, ¿qué hemos visto y qué hemos oído? Hemos oído que la Palabra de Dios se hizo carne y acampó entre nosotros para dar la liberación a la humanidad. Hemos visto cómo la gloria de Dios, luego de 2000 años del acontecimiento de la primera Navidad, se sigue manifestando y dando a conocer a la humanidad. Ello supone la actitud de los pastores: el asombro de lo que vieron se convirtió en testimonio de fe y de anuncio del evangelio. Sería bien interesante que nos preguntáramos, desde esta perspectiva ¿qué vamos a hacer al encontrarnos con nuestros compañeros de clase, o de trabajo, o con los vecinos? ¿Les hablaremos de lo que hemos visto y oído? ¿Les podremos decir que de verdad celebramos una Navidad cristiana?... O, por el contrario, no tendremos qué contar, porque no fuimos capaces de ver ni de oír lo que sucedió en Belén, y que, en el fondo debió haberse repetido en cada uno de nuestros corazones, hogares y comunidades.


El mundo de hoy está ansioso de poder recibir la Palabra de Dios. Es el compromiso de cada uno de los creyentes y discípulos de Jesús. Si no le hablamos a la humanidad de hoy del misterio auténtico de Jesús, muchos hermanos nuestros seguirán transitando por el desierto materialista del cual nos advertía en el pasado reciente Benedicto XVI. Por eso, al igual que los pastores, tenemos que salir con la audacia de los evangelizadores misioneros a hablarles a los demás de lo que hemos visto y hemos oído. Para que no fallemos ni nos cansemos, el mismo Evangelio nos da la clave. La podemos encontrar en la actitud de María: Ella guardaba todas esas cosas maravillosas que estaba viviendo en su corazón y las meditaba. Es decir, día a día, en lo más profundo de nuestro ser, tenemos que hacer presente el misterio del Dios encarnado. Máxime cuando Él nos ha asociado a Sí mismo por el bautismo. El nuevo Año se nos presenta como un tiempo de gracia donde bien sabemos lo que hay que hacer: dar testimonio de lo que hemos visto y oído.


+Mario Moronta R., Obispo de San Cristóbal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…