Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (20/04/2018): "¿Y SI LLEGA LA III GUERRA MUNDIAL?"

En una web he encontrado un análisis bajo el título "¿Dónde esconderse si estalla la III Guerra Mundial?". Debe ser que los misiles con los que acaban de bombardear a Siria, como castigo por utilizar armas químicas nos ha asustado a todos esta semana. Estados Unidos y sus aliados han apoyado esta acción militar, con el veto de Rusia y los suyos. Acuerdos y desacuerdos que nos recuerdan aspectos estudiados en la historia reciente del pasado siglo XX. Bloques enfrentados y sangre derramada en conflictos bélicos que han divido en dos bloques la sociedad internacional. Y el Papa nos invita a rezar, a intensificar la oración por La Paz en Medio Oriente. Y en todos, el susto en el cuerpo.

¿Si llega qué? ¿Tiene que llegar la guerra o ya está aquí? Porque hay quien no ha venido recordando que ya estamos inmersos en ella, aunque los medios de comunicación la silencien. Casi 50 conflictos bélicos activos en el mundo lo atestiguan en el presente, entre África, América del Sur y Asia. Y las potencias del Norte apoyando e interviniendo con armas y militares. Además, el polvorín de Oriente Medio que es del que más se habla, supongo que por su cercanía. Y trasversalmente, un conflicto armado que nos tiene a todos bajo sospecha y con los ojos abiertos y la seguridad activada por el peligro internacional del terrorismo. ¿Hemos de esperar a que llegue la III Guerra Mundial o ya está aquí?

Creo que no mecesitamos muchos argumentos para reconocernos en medio de una mezcla de paz aparente y de conflictos abiertos y sangrantes. Y no se trata de escondernos, de protegernos, sino de evitar este ciclo mortal y despiadado que siembra de sangre el suelo hermoso de este mundo. 

Es cierto que la guerra y la paz comienzan dentro de nosotros. Una persona en guerra, conflictiva, amargada, violenta, es un arma de destruccion masiva. Una persona pacificada, integrada, serena, amable, es una ocasión de reconstrucción social y política. Ninguno de nosotros puede evitar las grandes decisiones de política internacional. Pero todos nosotros podemos pacificar nuestra guerra intrapersonal y generar en nuestro pequeño entorno situaciones de paz y de concordia. Ahí sí que tenemos responsabilidad y no debemos escondernos. 

El objetivo de una opción por la paz internacional pasa por la pacificación, por el serio trabajo en nuestro entorno de la unidad, la paz y la concordia. Y, a la vez, y en serio, pidamos a Dios en don inestimable de La Paz. 

Juan Pedro Rivero González
@juanpedrorivero


Comentarios

  1. Muy Buen Artículo ¡Qué razón tiene!: La 1ª Guerra Mundial fue "Química"; La 2ª fue "Física", Y esta 3ª "Guerra Mundial" , en la que la llevamos un tiempo inmersos-aunque muchos opinen lo contrario- el PSICOLÓGICA. Esto daría para mucho, Recemos por la Paz Mundial, si nos toca ¡Que Dios no pille confesados!....a cuanto a los ciudadanos de "a pie", podremos empezar por pacificar nuestro cuarto, nuestra familia, nuestros amigos, conocidos....¡Ah! en ¡¡enhorabuena!! de corazón por el merecido y justo triunfo del Barça -como juega- Un abrazo y que Dios le guarde

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…