Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (16/3/2018): «LA CULTURA DEL ENCUENTRO»


Frente a la cultura del descarte.

Es la manía repetitiva del Papa Francisco, de reiterar, una vez y otra vez, que hemos de superar la terrible cultura del descarte en la que el mundo actual, especialmente el primer mundo al que pertenecemos, está instalado. Una forma terrible de concretar el individualismo insolidario que sospecha que los otros son complicaciones para nuestra seguridad y bienestar. Descarta al otro... Nosotros diríamos con el refranero en la mano aquello de "cada uno en su casa y Dios en la de todos". Pero no descubrimos que al descartar al otro somos nosotros los empobrecidos. Porque somos la suma de los encuentros biográficos que hayamos tenido. Somos la suma de rostros con los que nos hemos encontrados. Lo somos, aunque esta etapa gaseosa en la que estamos nos sugiera lo contrario.

El pasado domingo, en La Orotava, hemos tenido la ocasión de celebrar un Encuentro diocesano de fieles de todas las edades y toda condición. Un encuentro que nos ha eclesializado un poco más. Los otros nos construyen. Espiritualmente ha ocurrido como políticamente con la expectativa del encuentro de los presidentes de Estados Unidos y Corea del Norte. Esta nueva forma de solucionar los posibles problemas de mutua autodestrucción atómica, en el fondo es más coherente con nuestra lógica naturalidad humana. El otro es parte de nosotros.

Nadie es tan inútil que no lo necesitemos. Convencidos de ello, debemos promover la cultura del encuentro. Mirar con ojos nuevos a los demás que, por muy diferentes y distantes que los situemos, están en la frontera de nuestra propia identidad.

Si descartamos a los ancianos, incendiamos bibliotecas. Si descartamos a los menores, destruimos nuestra propio futuro. Si descartamos al que piensa distinto, tendremos un pensamiento único. Si descartamos al otro, perdemos nuestro condición de "nos-otros" -si se me permite la falta de ortografía-.

Junto a otros seremos capaces de generar mayor capacidad de bien. Será más fuerte nuestra identidad. La cultura que domina el pensamiento y sentimiento común debe ser atacada con la legítima de actitudes de encuentro. No hay suelo quemado cuando contemplamos a los demás. Si se nos ocurre sacarlos del corazón sufriremos una isquemia social terrible. Hay que pasar del descarte al encuentro.

Porque estamos hechos para encontrarnos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…