Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (2/2/2018): "UN 11,5 % MÁS DE HAMBRE"


Es increíble.

La noticia es la siguiente: "Más de 815 millones de personas. Unas 17 veces la población de España. Casi tantos como los habitantes de la Unión Europea y Estados Unidos juntos. Toda esa gente se va a dormir cada día sin haber comido las calorías mínimas para su actividad diaria. Pero lo abultado de la cifra, calculada por Naciones Unidas y publicada este viernes, no es una novedad: el número de hambrientos oficiales lleva entre los novecientos-y-pico y los setecientos-y-muchos desde comienzos de este siglo. La noticia es que, por primera vez desde 2003, el hambre repunta."

Muchas personas. Son muchas personas. Demasiadas personas aunque se tratara solo de tres. Pero no son tres, son 815 millones. ¿Cómo no ha sido portada en los servicios informativos de esta semana? ¿Cómo no nos arde esta realidad totalmente incoherente con nuestra civilización occidental? Es terrible que Naciones Unidas diga esto y sea solo una noticia más entre las noticias. Es increíble.

Ya en alguna ocasión, con la invitación de Manos Unidas, hemos comentado la cantidad de toneladas que se tiran entre los que acabamos el día con los nutrientes necesarios y algún que otro exceso. Por un lado se tiran alimentos y, por otro, repunta él hambre en el mundo. ¡Qué impotencia!

Y digo impotencia porque no sabemos cómo hacer ni de qué manera hacerlo. Tal vez debamos empezar el él hambre más cercana a nosotros. Por renunciar a los excesos y al derroche y cuidar al hermano cercano que pasa necesidad. En nuestra zona metropolitana tenemos tres comedores sociales vinculados a Cáritas Tenerife que necesitan nuestra ayuda. No será la solución del hambre en el mundo -para la que hace falta medidas gigantescas que están solo en manos de los jefes de este mundo- pero será un testimonio al menos de que esta no es una noticia más entre las noticias de cada día, sino una realidad que insulta a la inteligencia del ser humano.

Conocemos el código genético humano y no somos capaces de remediar él hambre en el mundo. En la época de los mayores avances científicos y tecnológicos, somos incapaces de la creatividad internacional suficiente para solucionar este drama.

Óyeme..., 815.000.000 de personas. ¿No te parece increíble?

Es un número gordo lleno de gente enflaquecida y muriendo de hambre. Un número que tiene detrás niños y niñas, abuelas y abuelos, hombres y mujeres para quienes la preocupación exclusiva de cada día es echar algo a la boca. 

Increíble.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…