Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (2/2/2018): "UN 11,5 % MÁS DE HAMBRE"


Es increíble.

La noticia es la siguiente: "Más de 815 millones de personas. Unas 17 veces la población de España. Casi tantos como los habitantes de la Unión Europea y Estados Unidos juntos. Toda esa gente se va a dormir cada día sin haber comido las calorías mínimas para su actividad diaria. Pero lo abultado de la cifra, calculada por Naciones Unidas y publicada este viernes, no es una novedad: el número de hambrientos oficiales lleva entre los novecientos-y-pico y los setecientos-y-muchos desde comienzos de este siglo. La noticia es que, por primera vez desde 2003, el hambre repunta."

Muchas personas. Son muchas personas. Demasiadas personas aunque se tratara solo de tres. Pero no son tres, son 815 millones. ¿Cómo no ha sido portada en los servicios informativos de esta semana? ¿Cómo no nos arde esta realidad totalmente incoherente con nuestra civilización occidental? Es terrible que Naciones Unidas diga esto y sea solo una noticia más entre las noticias. Es increíble.

Ya en alguna ocasión, con la invitación de Manos Unidas, hemos comentado la cantidad de toneladas que se tiran entre los que acabamos el día con los nutrientes necesarios y algún que otro exceso. Por un lado se tiran alimentos y, por otro, repunta él hambre en el mundo. ¡Qué impotencia!

Y digo impotencia porque no sabemos cómo hacer ni de qué manera hacerlo. Tal vez debamos empezar el él hambre más cercana a nosotros. Por renunciar a los excesos y al derroche y cuidar al hermano cercano que pasa necesidad. En nuestra zona metropolitana tenemos tres comedores sociales vinculados a Cáritas Tenerife que necesitan nuestra ayuda. No será la solución del hambre en el mundo -para la que hace falta medidas gigantescas que están solo en manos de los jefes de este mundo- pero será un testimonio al menos de que esta no es una noticia más entre las noticias de cada día, sino una realidad que insulta a la inteligencia del ser humano.

Conocemos el código genético humano y no somos capaces de remediar él hambre en el mundo. En la época de los mayores avances científicos y tecnológicos, somos incapaces de la creatividad internacional suficiente para solucionar este drama.

Óyeme..., 815.000.000 de personas. ¿No te parece increíble?

Es un número gordo lleno de gente enflaquecida y muriendo de hambre. Un número que tiene detrás niños y niñas, abuelas y abuelos, hombres y mujeres para quienes la preocupación exclusiva de cada día es echar algo a la boca. 

Increíble.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…