Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (13/08/2015): "25 MUJERES ASESINADAS"

En lo que va de año, por violencia machista en el seno de la familia; 25 mujeres asesinadas y una cantidad más que elevada de hijos que también son víctimas y que mueren por la misma violencia que sufren sus madres. Todos mueren cuando muere la sensatez y se despierta la bestia que anida por dentro: matar a los hijos, matar a la mujer y atentar el suicidio final para que la muerte cierre la puerta al fracaso de una familia rota y atormentada. Los medios de comunicación han explicado recientemente que las principales víctimas son los menores, pues “haciéndole daño a los niños se quiere hacer daño a la ex-pareja”.

Un hogar que se rompe es siempre un mal que no debió suceder. Nadie inicia la vida matrimonial desde la violencia y el desamor. Pero falta hacer acopio de aquellos recursos necesarios para la convivencia sana y estable. Para que un matrimonio funcione no sólo basta la atracción sexual y el tener un trabajo que garantice cubrir las necesidades básicas. La convivencia no se reduce a una ciega noche de pasión repetida con frecuencia. Hace falta mucho más.

Las políticas familiares no deberías contentarse en ser sólo preventivas. Es necesario, pero sólo no basta. Deben ser propositivas y ofrecer los recursos para una convivencia sana. El diálogo, la capacidad de rehacer las relaciones, la empatía, la capacidad de renuncia en favor del otro, el respeto y la confianza, la fidelidad, son herramientas que hay que promover en cualquiera que atente públicamente compartir la vida con otra persona en matrimonio. No hace mucho resumía el Papa en tres palabras las actitudes que harán de un matrimonio una experiencia duradera y fructífera: “Por favor, gracias y perdón”. Ha de ser repetido muchas veces y ni renunciar a decirlas ni agotarse en el intento.

La única institución que ofrece un itinerario de preparación prematrimonial es la Iglesia. Y lo que hace es del todo insuficiente. Nos pasamos la vida estudiando para obtener un título que nos capacite para una profesión. Y, para la convivencia matrimonial, la preparación ¿puede reducirse a la inercia y espontaneidad de lo que la naturaleza y la buena voluntad nos ofrece? Hay cosas que deben ser tenidas en cuenta y cuidadas con esmero. Y no sólo por el bien de la pareja que convive en matrimonio, sino, sobre todo, por la salud y desarrollo armónico de los hijos. 

Será más o será menos, pero en una ruptura matrimonial siempre sufren los pequeños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…