Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (28/08/2014): "ME DECLARO ATEO"


Las redes sociales nos tienen últimamente aterrados y asqueados. Cuando no vemos a un grupo de jóvenes crucificados, vemos decapitar en vivo y en directo a algún cristiano que no ha reconocido que "Alá es sólo uno y Mahoma su profeta" a propuesta de los representantes del nuevo Califato. Mujeres al costo de 150 € vendidas en el mercado sable en mano, o la afirmación contundente de que a todas ellas se ha de abrasionar el clítoris porque el placer femenino va contra la voluntad de dios y la seguridad del hombre. Una vez y otra vez, y vuelve y repite la misma terrible historia. Y Pérez Reverte, con su pluma elocuente, nos asegura que más pronto que tarde todos en Occidente seremos decapitados. 

En una conversación reciente alguien me decía que se trataba de la versión actual de las cruzadas medievales. Tal vez sea verdad, pero con nueve siglos de retraso, que es tiempo suficiente, no sólo para que Occidente y, la Iglesia en concreto, haya pedido perdón por los pecados de sus hijos en la historia, sino que la humanidad en su conjunto haya alcanzado la madurez del reconocimiento universal de los Derechos de las personas. No estamos en el medievo, por favor. No podemos justificar esta barbaridad por barbaridades de ayer. No tiene nombre poner a Dios como motivo que justifique esta falta de respeto a la condición humana. Ante estas barbaridades entiendo con lógica que a las personas de allá o de aquí les cueste aceptar la existencia de Dios y no encontrar en la hipótesis Dios la causa de los conflictos y enfrentamientos inhumanos del momento presente. 

Yo en ese dios no puedo creer. De ninguna manera. De ese dios me declaro abiertamente ateo. Totalmente ateo. 

Y no escondo mi ateísmo radical cuando se traspasa el límite de lo religioso para convertir en política e ideología las manifestaciones de la espiritualidad del ser humano. El Dios en el que creo se reveló sufriendo el dolor de un pueblo esclavo, acompañándolo por el desierto de la emigración y la incertidumbre, enviando a su único Hijo al llegar la plenitud de los tiempos, no para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salvará por Él. El Dios en el que creo asumió lo humano sin doblez ni mentira, hasta el extremo, cambiando el ojo por ojo por el perdonar setenta veces siete, y el morir crucificado como consecuencia de todo pecado posible, pasado o futuro. El Dios en el que creo resumió la ley entera en el amor a Dios y al prójimo. Amar es el nombre del Dios en el que creo. 

De cualquier otra afirmación de dios, hoy y aquí, me declaro ateo. 

Juan Pedro Rivero González 
@juanpedrorivero

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…