Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (28/08/2014): "ME DECLARO ATEO"


Las redes sociales nos tienen últimamente aterrados y asqueados. Cuando no vemos a un grupo de jóvenes crucificados, vemos decapitar en vivo y en directo a algún cristiano que no ha reconocido que "Alá es sólo uno y Mahoma su profeta" a propuesta de los representantes del nuevo Califato. Mujeres al costo de 150 € vendidas en el mercado sable en mano, o la afirmación contundente de que a todas ellas se ha de abrasionar el clítoris porque el placer femenino va contra la voluntad de dios y la seguridad del hombre. Una vez y otra vez, y vuelve y repite la misma terrible historia. Y Pérez Reverte, con su pluma elocuente, nos asegura que más pronto que tarde todos en Occidente seremos decapitados. 

En una conversación reciente alguien me decía que se trataba de la versión actual de las cruzadas medievales. Tal vez sea verdad, pero con nueve siglos de retraso, que es tiempo suficiente, no sólo para que Occidente y, la Iglesia en concreto, haya pedido perdón por los pecados de sus hijos en la historia, sino que la humanidad en su conjunto haya alcanzado la madurez del reconocimiento universal de los Derechos de las personas. No estamos en el medievo, por favor. No podemos justificar esta barbaridad por barbaridades de ayer. No tiene nombre poner a Dios como motivo que justifique esta falta de respeto a la condición humana. Ante estas barbaridades entiendo con lógica que a las personas de allá o de aquí les cueste aceptar la existencia de Dios y no encontrar en la hipótesis Dios la causa de los conflictos y enfrentamientos inhumanos del momento presente. 

Yo en ese dios no puedo creer. De ninguna manera. De ese dios me declaro abiertamente ateo. Totalmente ateo. 

Y no escondo mi ateísmo radical cuando se traspasa el límite de lo religioso para convertir en política e ideología las manifestaciones de la espiritualidad del ser humano. El Dios en el que creo se reveló sufriendo el dolor de un pueblo esclavo, acompañándolo por el desierto de la emigración y la incertidumbre, enviando a su único Hijo al llegar la plenitud de los tiempos, no para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salvará por Él. El Dios en el que creo asumió lo humano sin doblez ni mentira, hasta el extremo, cambiando el ojo por ojo por el perdonar setenta veces siete, y el morir crucificado como consecuencia de todo pecado posible, pasado o futuro. El Dios en el que creo resumió la ley entera en el amor a Dios y al prójimo. Amar es el nombre del Dios en el que creo. 

De cualquier otra afirmación de dios, hoy y aquí, me declaro ateo. 

Juan Pedro Rivero González 
@juanpedrorivero

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…

La Carta de la Semana (22/6/2018: "A UN MES DE TU NACIMIENTO, ESPERADA RUTH"

Estimada Ruth.
Entre la alegría esperanzada y la incertidumbre, te esperamos. Ya te haces notar en el vientre de tu mamá, porque llevas ocho meses creciendo en su interior y embelleciendo su condición de mujer. Ya estás a punto de llegar. Y tu cercanía genera una esperanza, una ilusión, una alegría. Eres un don y, como tal, generas alegría. Con tu nacimiento el mundo va ser diferente. Te esperamos con alegría.
Pero detrás de tu llegada surge la inevitable incertidumbre. Surgen preguntas sobre tu futuro, sobre cómo será tu historia y tu biografía, qué realidad vas a enfrentar. No lo sabemos. Deseamos lo mejor, pero sabemos que no solo el deseo de lo bueno va a garantizártelo. La inevitable incertidumbre...
De lo que sí estamos convencidos es de que te esperan tus padres. Naces en el seno de un matrimonio que se ama. Un amor que te ha generado desde el milagro increíble de una generación biológica. Te esperan tu familia, para la que eres su despliegue y desarrollo del futuro. Luego lle…