Ir al contenido principal

DESDE LA PALABRA (10/08/2014) - DOMINGO XIX: "SILENCIO"


Tener fe, creer en Dios, aceptar a Cristo, creer es un don de Dios. Dios lo da. Pero es, también, una tarea. Muchos hermanos nuestros quisieran creer, y sienten que no pueden, que Dios se les escapa como el agua entre las manos. Otros no creen y tampoco quieren creer, porque, o no se plantean la posibilidad de que Dios exista o no se lo quieren plantear. Otros no creen porque consideran que Dios es incompatible con la racionalidad humana o con lo que consideran certezas de la ciencia. De hecho, no todos creen en Dios. Personalmente nos ha de doler que haya personas que se pierdan la dicha de conocer, amar y seguir a Cristo. Nos debe doler, especialmente, que algunos no puedan creer por culpa de nuestro mal testimonio, por culpa del escándalo de nuestro pecado.

En la primera lectura de este domingo, el profete Elías sube al monte Horeb a intentar encontrarse con Dios. No sabe cómo es y teme ver su rostro. Pero sube al monte. Busca a Dios. A Dios se le encuentra si se le busca. La fe es un don, pero exige tarea de nuestra parte; ponerse en camino y subir al monte de la búsqueda.

Ni en el viento, ni en el terremoto, ni en el fuego… Dios se hizo presente a Elías en el silencio de la brisa suave. De puntillas, sin hacer ruido, sin molestar. El silencio es el espacio para el encuentro. El silencio es el lienzo para pintar con los colores de la experiencia.

A todos nos sobran ruidos, escorrozos, griteríos, sonsonetes… Ruidos que nos entretienen y embotan el pensamiento y el corazón. Buscamos la felicidad de manera ruidosa. Nos aturdimos buscándola. Y nada… no está ahí. Hace falta apagar las luces para ver; hace falta cerrar el oído para escuchar; hace falta hacer silencio para experimentar la presencia de Dios.

Hoy hemos visto cómo Jesús, después de despedir a la gente, cuando el día acabó y cambiaron de orilla con la finalidad de descansar un poco, se retiró a orar. Hizo silencio para tratar con el Padre. Se retiró al silencio.

Los cristianos no podemos olvidarnos de la importancia de la oración. Hace falta escuchar la voz de Dios con el mismo método de Jesucristo: en el silencio de la oración. Los cristianos oramos poco. Hay que despertar en nosotros la importancia y el deseo de la oración. Sin oración nuestra fe termina siendo una idea o unos ritos. Dios no quiere ser una idea, quiere ser el ideal; Dios no quiere estar encerrado en unos ritos, quiere ser una experiencia de salvación. Procuraremos tener una idea adecuada y bien formada de Dios, celebraremos los ritos litúrgicos con todo esmero y atención; pero lo haremos porque Dios es una experiencia tierna y salvífica que nos transforma y el ideal de sentido de nuestra vida.

Orar es estar con Él. Tomar conciencia de su presencia y estar con Él. Hablar de corazón a corazón; con el alma en una mano y el asombro en la otra. Dejar que su presencia nos encienda el corazón en el amor más grande jamás imaginado. Escucharle en ese silencio sonoro de la amistad. Cerrar los ojos para ver su grandeza. Hemos de buscar a Dios en la oración. Necesitamos despertar esta necesidad.

No nos contentemos con rezar. Hacer oraciones es bueno, es recomendable. Todos debemos sabernos oraciones vocales que nos ayuden a dirigirnos a Dios desde la sabiduría de la espiritualidad cristiana. Pero no nos contentemos con ello. Estemos ratos en silencio ante Dios, conscientes de su presencia y asombrados de su amor. Hemos de saber buscar un rato todos los días para hacer esta experiencia de oración y encuentro. Y no nos valen excusas: siempre hay tiempo si se busca. En tu habitación, en el sagrario de una iglesia durante una visita… Un rato, 3 minutos, 5 minutos, 10 minutos… Como Elías en el monte Horeb. Como Jesús antes del descanso de la noche. Un rato para el sosiego y el silencio. Para escuchar en el silencio la voz suave de Dios. Para decirle todo o no decirle nada, pero para estar con Él. Como ideal…, como verdad…, como Amigo.

Santa María, Madre y Maestra de la Oración. Ruega por nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…