Ir al contenido principal

AGUSTÍN DOMINGO MORATALLA: " Las dos caras de la austeridad"


Hay sectores donde la crisis está generando situaciones no sólo injustas o absurdas sino de juzgado de guardia. Valgan como muestra dos casos del ámbito sanitario. Hay zonas de salud donde el vehículo de servicio que se utiliza no ha pasado la ITV porque ha desaparecido la partida presupuestaria correspondiente. Movilizados por su celo profesional, los sanitarios continúan utilizando el vehículo hasta que tienen un accidente porque las ruedas no están en condiciones, no llevan la pegatina correspondiente y, de rebote, la guardia civil impone la sanción al conductor, no al correspondiente servicio de salud.

Segundo caso: paciente de 80 años con cáncer de mama diagnosticado que se había desplazado al hospital de referencia que se encuentra a 60 kilómetros de su domicilio, con escasa formación y recursos. Después de las primeras analíticas se le da el alta un domingo y se le concede cita para el día siguiente a las 11 de la mañana. La gerencia exige alta inmediata con independencia de las circunstancias sociales de la paciente. Aunque había habitaciones en planta, las órdenes del gerente son inapelables. Ni sentido común, ni principio de caridad, ni circunstancias socio-familiares, las leyes de austeridad gerencial son incuestionables: racionalizar, maximizar, minimizar, optimizar.

A estos casos se podrían añadir otros tantos que cada lector podría aportar para señalar el mal uso de la austeridad en la gestión de los recursos públicos. El hecho de que antes de la crisis muchos gestores y ciudadanos aplicaran el irresponsable principio de barra libre (vulgarmente conocido como disparar con pólvora de rey), con el consiguiente abuso intolerable que ahora descubrimos, no justifica ahora la aplicación de políticas de austeridad sin el mínimo fundamento de moral pública. La irresponsabilidad con la que antes se gestionaban los recursos vuelve a emerger de nuevo con el olvido de una meta básica en estos servicios: “ante todo, no dañar”.

Estamos asistiendo a casos de mala gestión donde el principio de austeridad se aplica al margen de unos mínimos criterios de justicia social en la atención sanitaria. Aunque la austeridad tenga la cara amable de una virtud que facilita la sencillez y la sobriedad, cuando se aplica mal al ámbito sanitario presenta una cara perversa porque a largo plazo se incrementan los costes, las listas de espera, los índices de mortalidad y la desconfianza en los servicios públicos. Mal gestionada, la austeridad mata.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…