Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (6/2/2014): "LUIS ARAGONÉS Y ADRIÁN SÁNCHEZ"


Líderes en solitario después de 18 años, homenaje extraordinariamente casual a quien era colchonero de corazón, el "Sabio de Hortaleza", el Seleccionador que nos hizo campeones de Europa y dispuso un equipo que sería, en su momento, campeón del mundo. Con 70 años, don Luis Aragonés murió de una discreta enfermedad que, conocida por él, llevó en la intimidad. Nos entristece y apena su muerte, pero es la muerte de quien ha completado una vida y es reconocida como una vida llena y completa. Emociona el grito de todo el estadio Vicente Calderón cantando su nombre tras ocho minutos de silencio. Impresionante.

A la vez, casi al tiempo, era enterrado en Gran Canaria un seminarista. Sin haber acabado los estudios, sin haber terminado su formación sacerdotal, de una desconocida y sorprendente "muerte súbita", cuando nadie lo esperaba, Adrián Sánchez se desploma y con él toda ilusión humana y diocesana. Una vida aparentemente inconclusa. Como si un agujero negro se tragara el tiempo o se nos rompiera el televisor a la mitad de una película interesante. Nadie sabrá lo que hubiera podido ocurrir si la muerte no hubiera hecho acto de presencia. Impresionante también.

Así sucede la vida. Así se viene la muerte. No distingue al famoso del sencillo. No entiende de procesos históricos ni de finales completos. Acontece y ya está. Nos sorprende como un ladrón en la noche, camuflado, con careta; llega y roba. Deshace y se va. Sin hacer ruido, sin ser notada. Sin avisar.

No hay razón o inteligencia que genere una coherente explicación que satisfaga y tranquilice. Se cierra el telón, se apagan las luces; acabó la función. Lo mismo si es triste el final o si comieron perdices. Todo termina. Nada perdura.

Pero en la tramoya, en el interior de la existencia, como un grano de mostaza, pequeño y desapercibido, débil e insignificante, sembrado por la mano encarnada de del Hijo de Dios, se esconde la esperanza. La tragedia se convierte sólo en drama. Aquellos duros finales aderezan futuros insospechados. De repente todo cobra un inesperado sentido. Vuelven a encenderse las luces, vuelve a abrirse el telón y se oye el incansable aplauso de la eternidad. De repente, el director de la obra, oculto durante la misma, sale a escena con los protagonistas. Los lleva de su mano. Los acerca al público y aplaude con todos.

La semilla de la esperanza es el aplauso que doy hoy tanto a Adrián como a don Luis Aragonés.

Juan Pedro Rivero González
Rector del Seminario. 
@juanpedrorivero

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…