Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (27/02/2014): "LA LUMINOSA OSCURIDAD"


Les pido que me perdonen comenzar con esta paradoja con la que he titulado esta reflexión: la luminosa oscuridad. Es lo que solemos hacer cuando la realidad que queremos definir lucha por no dejarse atrapar por los términos que usamos en el lenguaje común. El diccionario nos dice que una paradoja es una “idea extraña o irracional que se opone al sentido común y a la opinión general”. La poesía está llena de paradojas que ofrecen, en la misma contradicción, una aproximación a la realidad de por sí misteriosa o incomprensible. El poeta místico Juan de la Cruz habla de la música callada, o de la soledad sonora, para explicar la experiencia que no logra definir de modo descriptivo o lógico.

En estos días, hablando de la experiencia de la fe en Dios, -complicado misterio en cada persona- cayó en mis manos un texto con un juego paradójico con el que me sentí identificado. Definía al creyente como aquel que pasa “de la nube espesa de la increencia a la luminosa oscuridad de la fe”. Un paso apenas perceptible que sólo se diferencia en el gozo que surge en el corazón. Todos estaremos de acuerdo que la experiencia de una nube espesa y de una luminosa oscuridad dista poco. En ambos casos es difícil ver. La fe es una luminosa oscuridad. Una paradoja: la seguridad y la certeza se combina con exquisito equilibrio con la duda y la incertidumbre. Como nos recordaba Benedicto XVI, ¡qué cerquita estamos los creyentes y los no creyentes ante la realidad inabarcable de Dios!

En las páginas de los evangelios aparecen personajes que se dirigen a Jesús en términos próximos a estos: “Creo, pero dudo, ayúdame”. ¿Crees o dudas? Ambas cosas; a la vez y exquisitamente combinadas por mi mente y mi corazón. Luminosidad y oscuridad generando un dinamismo interior de confianza y de petición.

Como estamos a las puertas de la Cuaresma, como muchos de nosotros queremos tomárnosla en serio, como se trata de un tiempo para purificar y despertar la fe, quería compartir con ustedes esta paradoja que la define. Si crees o no crees en Dios, no te agobies ni desesperes. Hay muchos que quieren creer y no pueden. La nube es nube para todos. Y la luminosidad siempre viene de afuera. Pídela.

La estrecha frontera en la que conjugamos a la vez -a veces a la par- la oscura pregunta: “¿Y si fuera verdad?”.

Luminosa oscuridad.

Juan Pedro Rivero González
Rector del Seminario. 
@juanpedrorivero

Comentarios

  1. Excelente su carta -¿reflexión o meditación?- la de esta semana. Me da lo mismo, me ha ayudado mucho en la "oración de la tarde" ¡Muchas gracias. Además, ¡¡e encantan la paradojas!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…