Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (17/09/2015): "ARTESANOS DE LA PAZ"

En la era de las manufacturas de grandes cadenas de montaje y realizadas en serie, los artesanos pueden ser considerados como manifestaciones culturales que revelan el rostro de un pasado superado. Quedan, en muchas ocasiones, como elemento folklórico, marcado por un tipismo útil para exposiciones culturales en las fiestas patronales. Sin embargo, artistas y artesanos comparten no solo la misma raíz semántica, sino el valor especial de lo realizado, bien por exclusivo, bien por peculiar. Hay cosas que no se pueden hacer en serie, en cadena; exigen una labor personal, una mayor dedicación. Un poema, una joya, un ramo de flores, un peinado, no pueden ser hechos en serie. Siguen siendo necesarios los artistas y los artesanos.

Eso no solo ocurre con las cosas materiales, sino con la mayor parte de las condiciones óptimas para el desarrollo humano. La familia, la amistad, el bien común, etc., no surgen espontáneamente como efecto de un deseo o una intención. Deben ser construidos con inteligencia y voluntad, con dedicación constante y paciencia de artesano.

Lo mismo ocurre con la paz. No basta eliminar las armas, aislar o eliminar a los enemigos, para que surja la paz. La paz exige la construcción de aquellas condiciones de justicia y dignidad, de confianza y tolerancia, que la hagan posible. Con razón nos recuerda Francisco en Evangelii Gaudium que "(...) confiarse al otro es algo artesanal, la paz es artesanal". (EG 244)

No nos podemos contentar con un deseo. Hay que construirla. Bienaventurados los que trabajan por la paz, los artesanos y artistas que la construyen.

Para un mundo en paz no sirven soluciones dictadas en serie, desde fuera, sino la artesanal tarea de construcción paciente, generosa en los esfuerzos y respetuosa en los medios; un trabajo a golpe de promoción, de acogida, de exigencias..., unas veces con la fuerza de la diplomacia, otras con un freno contundente.

Las armas se construyen en serie. La paz es artesanal. También en Siria...

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…