Ir al contenido principal

La Carta de la Semana (08/01/2015): "¡VOLVEMOS A CLASE!"


Después de estos días de vacaciones, después de festejar el nacimiento de Jesús, el fin de año y los Reyes Magos, hoy todos los alumnos vuelven a clase; volvemos a clase. Con lo que significa volver. Con lo que tiene de luz y de bruma… Pero, porque así son las cosas y el tiempo no se para, hay que volver.

De la misma manera que, en esta era digital significada por los emoticonos que sustituye a nuestra cara en el lenguaje no verbal, el castellano escrito tiene los signos de admiración. Así nos enseñó el profesor de lengua a llamar a esos palitos coronados con el punto alternativo al inicio y al final (¡!). Y por eso he vestido el título con ellos. Porque volver a continuar un itinerario de crecimiento intelectual, de aprendizaje, sea la que sea la etapa educativa, debemos hacerlo con entusiasmo y admiración. No se puede volver con las luces apagadas, con tristeza en los bolsillos y arrastrando el alma. Hay que volver con entusiasmo.

Hay que hacer un pacto global en contra de los lamentos. No podemos permitir, nunca más, que a enero se le describa avanzando pesadamente en una “cuesta”. Las dificultades están para ser superadas, no para ser derramadas como aceite para que patinen los pasos de los demás. Nada de lamentos cuando volvemos a retomar las clases y todo lo que ello supone.

No importa que ahora vengan exámenes y pruebas finales. No importa. Los problemas, los retos, las pruebas y los exámenes están para ser realizados, superados y aprobados. Y debemos enfrentarnos a ellos con ilusión. Repitamos que no valen la pena los lamentos compartidos que generan desánimo común. Fuera, fuera la pejiguera e insoportable sonsonete del “ay, que volvemos”. Quitemos las comillas y pongamos exclamación admirativa: ¡Volvemos a clase!

La vida es un camino. Caminantes somos. Vamos de camino. Pero nuestra condición exige que, con mucha frecuencia, retomemos el camino, que volvamos a la senda. Pues así es: que no se diga que nos tiembla el alma ahora que hemos celebrado en estos días la más grande prueba de amor divino.

Qué suerte tenemos. ¡Volvemos a clase!

Comentarios

  1. Mi querido D. Juan Pedro:
    En contestación a su alentadora y amable carta, coincido en casi todo lo que dice ¡Muy buena y estimulante misiva! Si bien, y si me lo permite, donde dice “…, debemos hacerlo con entusiasmo y admiración.” Un servidor pondría: “…entusiasmo, coraje y valentía”. Por dos razones: a) Los alumnos necesitan de ejemplos y palabra que le hagan vibrar (pasan de los eufemismos) y b) veo mucho cobarde, disfrazado falso prudente. La virtud de la valentía emparentada con la fortaleza, nada tiene que ver con la “temeridad”, pero si con el corazón, la inteligencia y la voluntad; como cantaban los “Panchos”. Perdone que esto da para mucho. Aprovecho para recordarle que rece por mí, como yo a diario lo hago por usted. Muchas gracias y un abrazo.
    Francisco-M. González

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana: (9/3/2018): «EL VIÑEDO DE RAQUEL»

Bienvenido todo esfuerzo por promover la equidad y la promoción de los derechos de la mujer. Bienvenido el grito feminista que busca desterrar el horroroso ocultamiento del genio femenino de la mitad de la humanidad. Mucho se ha andado en esta dirección durante los últimos siglos, pero aún queda camino por andar para que la humanidad sea un sano conjunto de hombres y mujeres libres e iguales, en el que las diferencias sean contempladas como riqueza y no como esquinas de debilidad y marginación. Dignos e iguales, dignos y diferentes. Bienvenido todo esfuerzo por conquistar la igualdad de derechos de todos los seres humanos.

No todo feminismo busca la promoción de la mujer. Es curioso que podamos decir esto. Hay feminismo a que olvidan aspectos fundamentales de la mujer y que, al negarlos, en lugar de libertad y bien siembran esclavitud y mal. Hay realidad vinculadas esencialmente a la mujer que no son promovidas, sino enterradas cultural y políticamente en muchos estados. Hará falta ge…

La Carta de la Semana (04/05/2018): "CANTIDAD Y CALIDAD"

En la reflexión Bioética en torno al final de la vida y los cuidados paliativos se suele utilizar aquel axioma que dice "no se trata de dar más años a la vida, sino más vida a los años". Porque en ocasiones le damos mucha importancia a la cantidad, pero a la postre la cantidad siempre es limitada. Lo que verdaderamente satisface nuestra vida es la calidad de los años vividos. Los números, por muchos que sean, siempre terminan, siempre son escasos. El el sabor con el que hemos vivido cada día de nuestra vida. Es la calidad, es la calidez...
Hemos contemplado esta pasada semana la memoria judicial de un gesto de la fiesta de San Fermín de hace dos años. Y nos hemos sentido sorprendidos e indignados porque para algunos lo bueno es la cantidad, el número, mientras que la dignidad de la persona, el respeto a la libertad de los otros, la calidad de la fiesta fue ninguneada. No todo es la cantidad.
Hemos contemplado al niño Alfie, un bebé británico al que se le prohibió salir de s…