Ir al contenido principal

Desde la Palabra (16/11/2014): “COMO UN LADRÓN EN LA NOCHE”


Con este domingo iniciamos un período litúrgico de acercamiento al final del Año Litúrgico. La Liturgia nos ofrece referencias en relación con el final de los tiempos, con el final de la vida…, con la muerte. El Libro de los Proverbios nos hace caer en la cuenta que lo que hoy valoramos como belleza de juventud tiene un tiempo de caducidad: “Engañosa es la gracia, fugaz la hermosura”. Todo pasa. Nada es permanente. Todo acaba. Por eso hemos vivir con mucha pasión el presente, con coherencia, sabiendo que todo llega y todo acaba. Que nuestra vida terrena no es para siempre y, como nos recuerda San Pablo en la segunda lectura, “(…) el día del Señor llegará como un ladrón en la noche”. Estemos, preparados. Vivamos la vida como un regalo. Hagamos fructificar los dones y talentos que el Señor no ha concedido. La parábola de los talentos… Y esa pregunta inevitable: ¿Qué estoy yo haciendo con mis talentos? ¿Cómo va la gestión de mi vida? ¿Qué tal estoy administrando mis años?

Cuentan que a la puerta de un templo pedía siempre limosna un mendigo muy pobremente vestido y, a veces, con mal olor. Sucio y despeinado. Con una barba descuidada de años. Sin domicilio, sin casa, durmiendo bajo un puente. Sin propiedades. Sólo un aboyado y sucio plato metálico con el que pedía unas monedas a la puerta de aquel templo; el mismo plato con el que comía cuando en lugar d unas monedas le ofrecían algo para comer. Cuentan que en una ocasión un orfebre fino y bien vestido, muy rico, pasó a su lado y le puso una buena moneda en su viejo plato. Pero algo le llamó la atención cuando la moneda cayó en el plato. El sonido le resultaba conocido. Se paró y le pidió al mendigo que le prestara el plato. Sucio, aboyado, oscurecido por los años, el plato recorrió sus manos y su mirada: “¿Sabías que este plato es de plata fina y que su valor en el mercado es incalculable?, le dijo al mendigo, agradecido por la moneda que le había ofrecido. “No vale nada, Señor; si le gusta se lo regalo”. Asombrado le replicó el caballero: “Pides limosna con un tesoro en tus manos”. Y se fue.

¿No nos ocurrirá algo de eso a nosotros, hermanos? ¿No estaremos viviendo como mendigos, esperando siempre que los demás hagan las cosas, resignados a no servir para nada, dejando pasar el tiempo y oscureciendo entre nuestras manos el tesoro que somos como personas, imágenes y semejanzas de Dios? ¿No estaremos pidiendo limosna con un tesoro en nuestras manos? ¿Qué estamos haciendo en los talentos? No dejemos que el tiempo pase cómodamente sentados “(…) contemplando cómo se pasa la vida, como se viene la muerte, tan callando (…)”, que diría Jorge Manrique, en la hora de la muerte de su padre.

Dios nos ha regalado una vida. El don de la vida. Nos ha bendecido con la gracia de conocer la verdad y haber creído en Él. Nos ha dado dones, en el temperamento, en nuestra psicología, en nuestra destreza, en nuestras posibilidades. ¿Qué estamos haciendo? A veces, sabiendo leer, no leemos; sabiendo enseñar, no enseñamos; sabiendo la verdad, nos callamos; pudiendo ayudar, nos escondemos. No amamos, pudiendo amar. No amamos, pudiendo amar. Y vivimos me manera limosnera, pidiendo que nos quieran y valoren, teniendo en nuestras manos una infinita capacidad de amar a los demás como Él nos amó primero. ¿Qué hacemos con nuestros talentos? Que la vida pasa, y la hermosura se apaga. Que las fuerzas se disuelven y llega el final, como un ladrón en la noche… ¿Qué hacemos con nuestra vida? ¿Cómo vivimos? ¿Para qué la estamos viviendo? ¿Por quién la estamos viviendo?

Ay, Señor, divino ladrón… ayúdanos a ser consciente y a vivir de cada a los demás, ayudando a los demás, amando a los demás. Que no me canse, Señor mío, de sacarle brillo al tesoro que pones en mis manos con el don de la vida y la gracia de la fe. Que no me resigne a devolverte inmaculado lo que me has dado, sin haber hecho un buen trabajo a tu servicio. Dame la gracia de tomarme muy en serio mis dones y mis talentos, y ponerlos al servicio de los demás.

Santa María, Madre y Señor Nuestra. Ruega por nosotros.

Comentarios

  1. Están poniendo un anuncio en TV (no me acuerdo de qué) en el que se aconseja no esperar a la vejez para comprarse una caravana. Y nos parece estupendo, porque tenemos derecho a disfrutar ahora, en este momento, de todo. Y sin embargo, el principal talento de las mujeres, la maternidad, debe ser relegado a lo último. Primero "disfruta de tu juventud", "disfruta del tiempo con tu pareja", "produce en el trabajo"..... y al final, si tienes tiempo, "se madre". Qué equivocados estamos. Gracias Juan Pedro por esta reflexión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Carta de la Semana (7/9/2018): EL CRISTO DE LA LAGUNA

En una entrevista publicada en la presa el pasado domingo, la entrevistada, una novelista hispanoamericana que acaba de publicar una nueva novela sobre historias vitales apelaba a reescribir las historias de la Biblia. Nos contaba que su infancia había estado envuelta en el entorno de una Iglesia de América latina, en la que imágenes de hombres ensangrentados y muertos y mujeres sumisas eran medios para encomendar la protección de su vida, lo que a ella no le resultó coherente. 
Y pensaba yo, en vísperas de las fiestas del Cristo, si la imagen muerta del hombre que yase en el madero ¿es una imagen que libera o que humilla la humanidad? ¿Genera miedo o alivio? ¿Por qué la atracción que despierta en unos y el rechazo en algunos?
La imagen del Cristo de La Laguna, como tantas otras imágenes de tantos cristos, es la representación simbólica de la humanidad misma, lacerada y dolorida por tanto mal del que apartamos la mirada porque nos critica nuestra misma incapacidad para conmovernos, y…

La Carta de la Semana (8/6/2018): "MIEDO A LA TRASCENDENCIA"

Nadie debe sentirse obligado a realizar un público reconocimiento de la realidad divina si su conciencia se lo impide, por supuesto. Por ello, si D. Pedro Sánchez no considera que debe jurar el cargo, o siquiera prometerlo delante de signos religiosos, que no lo haga. No nos debe preocupar ni debemos dejar de respetar la libertad y la conciencia individual de cada una de las personas. Una sana laicidad admite esta posibilidad, y la contraria, desde el respeto a la libertad que nos garantiza a todos los españoles nuestra Constitución. Jure o prometa, lo importante es que respete el texto constitucional y sirva como presidente del Gobierno a todos los españoles, sean creyentes o no lo sean, respetando también, en su caso, nuestra libertad de conciencia y religiosa.

Lo que no debiera haber en nadie es miedo a Dios. Miedo a la trascendencia. Esa sutil sensación de que la religión no es buena, que la fe no humaniza, que la trascendencia es un impedimento a la libertad y no una verdadera pl…

La Carta de la Semana (20/7/2018): "HUMILDAD, COMFIANZA Y ESPERANZA"

Para comenzar cualquier actividad, cualquier obra, por muy experto que creamos ser, necesitamos tres actitudes o virtudes como tres patas necesita una butaca para equilibrar su capacidad de soportar al cansado.  Comenzar con humildad. Otros antes de ti ya han andado esos caminos. Otros ya tienen experiencias que pueden compartir contigo. Somos, como dice el filósofo, enanos a hombros de gigantes. La historia es un gigante sobre el que nos situamos y, ojalá, estiremos al gigante un poquito más, al menos no le estorbemos en su desarrollo natural. A la altura de la vida en sociedad en la que estamos, lo que otros han hecho es necesario conectarlo y acogerlo, entenderlo y asumirlo, si queremos empezar con buen pie. No se trata de escribir tu nombre en la historia de la humanidad, sino que la humanidad sea mejor cuando termine mi historia. Comenzar con confianza. Esa actitud que nace de la certeza de que las obras merecen un acto de fe. Dios es el primer interesado en que la realidad respond…